cookieassistant.com

domingo, 20 de septiembre de 2009

El alemán traumatiza.

¿No sería éste también un caso para el defensor del menor? Un pobre bebé alemán intentando aprender a decir la palabra  Eichhörnchen (ardilla, vamos).  

...todavía me acuerdo yo de los sudores fríos que me entraban cuando tenía que decir Brötchen, Würstchen o selbstverständlich (con este último se me sigue trabando la lengua). Ay señor, que idioma. 


3 comentarios:

luisa dijo...

Lastimicaaaa. Así no es forma de enseñar a hablar hay que animar más al bebé, yo creo que falta afectividad y cariño ... Vamos yo me pongo es el lugar del papá y le falta darle veinte besos, cosquillitas y mimos y jalearle muy bien a poco que diga media palabra bien o que si quiera lo intente, y eso si luego volver a la carga a repetir sin desanimarse. Pero el tutor del niño parece que sólo ha entendido lo de volver a la carga. El spot del Goethe Institut que se ve últimamente en la Deutsche Welle va en la misma línea pero eso sí con humor y final feliz.
Aquí se puede ver:
http://www.goethe.de/uun/prj/cod/mar/vid/de4133471.htm

luisa dijo...

Perdón este es el enlace al video:
http://www.goethe.de/uun/prj/cod/mar/vid/deindex.htm

Raquel dijo...

Yo cada vez que tengo que decir, por ejemplo, Schwierig, acabo diciendo kompliziert!